AboutDatesPhotosVideosLyricsPressLinksContactinstagramalbums

ESTAR AL BORDE DE NO HABER ESTADO.

Me sitúo en el lado correcto de mi reflejo.

Soy la huella que deseó ser abrazo contra el suelo.

Soy efecto.

———————

Gracias a todos los que nos habéis acompañado todo este tiempo. 

Jane Joyd muere joven dejando tras de sí mucha vida (y música). 

Quedando muchas otras por vivir. 

Aquí, así y ahora. No ha podido ser de otra manera.

image

Concierto en tríada aumentada. (Crónica-El Distrito)

Jane Joyd en el Teatro José María Rodero

Asalta Jane Joyd el teatro Rodero en formato de triada aumentada: Elba Fernández a la voz y guitarra acústica, Iago Mouriño al piano, Xulio Vázquez a la batería y Nando González a la trompeta. Caen como al despiste y sin anunciarse desde el esquinazo atlántico en un día raro de primeros bochornos y hordas futboleras peregrinando al centro. El concierto apenas ha sido publicitado y es fuera de circuito. Torrejón de Ardoz es hoy una rama alejada del meollo musical a pesar de que el GPS indica que estoy en la calle Londres y veo una cabina roja de pega en sus primeros números. Ya no son aquellos tiempos de Cuéntame en los que entraba el cogollo roquero en vinilos desde la base aérea.

Se escurre el escenario como un rampa hacia la platea tratando de suplir la escasa inclinación de algunas zonas de butacas. La acústica es extraña. Ya en la prueba de sonido la sala va por libre: tira de agudos en algunas zonas mientras en otras, zumba en graves. En patio, un público mezclado entre los fieles que han venido desde Madrid y los abonados que van religiosamente a lo que le echen; cada uno con sus teorías: desde el que encontraba similitud con los primeros discos de Amancio Prada (sic) hasta el que decía que eran unos valientes por hacer esa música que sólo se podía hacer por verdadero amor a ésta teniendo en cuenta el erial en el que hay que prosperar.
 
Comienza el concierto con la mitad del público en tranquila expectativa, sin referencia previa a la música o a lo que han ido a ver, y con algún despistado pidiendo versión española. Elba modula la voz en potencias como quiere y su guitarra suena cristalina y cortante. Es una pena que la trompeta estuviera ligeramente alta y sobre todo el piano demasiado bajo, engullido en las partes de eclosión volcánica, y no se pudieran aprovechar más los matices de un sonido en relojería, con la épica montada en una noria y los fogonazos con la pólvora a negras.
 
Se adentra el grupo, por momentos, en experimentación y diálogos de brusca vanguardia expresionista entre la batería rotunda y el piano, con Iago encorvado como un capitán Ahab metiéndole mano en las tripas encordadas a su ballena de teclas, a veces para sacar el micrófono que se escurría en las profundidades del armazón y otras para rasguear su arpa como escondida en un ataúd.
 
Concierto sin concesiones ni rellenos. Puro acero musical. Se me hizo corto.
EL DISTRITO
Fotografía: Jose||González
Edición: Elba Fernández

Fotografía: Jose||González

Edición: Elba Fernández

El viento.

Jane Joyd nos regala un nuevo episodio audiovisual surgido de los acordes de "Shy Little Jane Presents: So Lost in This Bleak Winter"(Origami, 13), una representación poética y fabulosa de una canción, donde nos estremece la música, y el viento que sopla para agitar la belleza del paisaje.

SEGUIR LEYENDO Y VER EL VIDEO


Landscape No.3 por JosellGonzalez

Jose||González ha hecho esta curiosa pieza acústica para Landscape No.3 

Hay luz al final del túnel. 1 de Mayo. Día de.

Hay luz al final del túnel. 1 de Mayo. Día de.

ENTREVISTA PARA EL DUENDE (MADRID)

»EL JUEGO MÁS DIVERTIDO«

Sole Parody y Jane Joyd: dos mujeres y dos artistas con mucho en común. Ambas fotógrafas, cantantes y compositoras en su propia formación. En esta ocasión, Sole posa, Jane dispara.

¿Qué tal ha resultado esta “colaboración” para esta sesión de fotos? ¿Alguna anécdota que se haya producido durante el proceso?

ELBA:Ha resultado estupenda a nivel personal y yo repetiría sin duda. Sole es una persona con las cosas claras y a la vez muy abierta a otras propuestas. Eso ha sido importante para que la sesión resultase original, a la vez de plasmar su personalidad. Tiene una apariencia muy definida y a la vez muy adaptable. Nos lo hemos pasado bien, hemos jugado. A eso íbamos. A fin de cuentas, el trabajo de un músico no es el de modelo, y ya hemos comentado durante la sesión que no es un trabajo para nada sencillo. No tenemos ninguna anécdota interesante. Simplemente hemos trabajado en una sesión muy cerrada y luego hemos tenido que improvisar por circunstancias climáticas, lo cual no es sencillo, si no fuese porque todo el equipo fue maravilloso.

SOLE:Todo muy bien, me he sentido mucho más a gusto de lo que me esperaba. A mí me parece importante el tema de la imagen, me gusta lo de disfrazarse, maquillarse, ponerse ropa distinta. Pero como decía Elba, el trabajo de modelo es difícil, o en cualquier caso es eso, un trabajo profesional, no lo puede hacer cualquiera, y yo no soy modelo. Lo mejor fue que todo sucedió en la línea de cómo me gusta a mí hacer las cosas: jugando y apañándose con lo que hay: una modelo que no es modelo, una maquilladora increíble (Sandra), unas combinaciones maravillosas de ropa deportiva y ropa elegante (Carmen como estilista), y un día de lluvia y frío… (Qué frío hacía…) Y Elba con su cámara haciendo magia con todo eso.

Tras conoceros, ¿quizá se ha sembrado una posible colaboración musical en común?
ELBA: No hemos hablado de ello. Hemos estado hablando más bien de la música, de nuestras experiencias, de la industria, de política, de lo “bien que va todo”,… Lo de la colaboración sería algo que tendría que llegar de manera natural, aunque nuestros estilos están muy alejados, pero podría llegar a ser interesante el reto. Aun así, Sole me ha estado contando sus planes y sí coincidimos bastante en cuanto al modo de ver la música y cómo vincularse a ella.

SOLE: Efectivamente, nos hemos entendido muy bien, pero esto es un poco como cuando vas a una boda y vas sin pareja y entonces te ponen en la mesa de los solteros, a ver si ligas… Quiero decir que para mí las colaboraciones musicales (las que van más allá de intervenciones en proyectos ajenos para hacer coros o arreglos) son algo delicado, mucho más íntimo, me parece que hay que conectar de una forma que va más allá de caerse bien o tener gustos parecidos. O yo es que soy muy lenta conociendo a las personas.

Tenéis bastantes cosas en común. Más allá de las evidentes, por el hecho de dedicaros a la música y a la fotografía, ¿qué otros nexos menos visibles habéis encontrado?
ELBA: La verdad es que en un día es complicado conocer a alguien tanto como para encontrar muchos puntos comunes y sólidos. Sí hemos conectado a nivel personal desde el primer momento y la sensación que nos ha quedado es la de una gran potencialidad en muchos aspectos. Espero poder coincidir con ella en más ocasiones.

SOLE: efectivamente, en una mañana y con una cámara entre medias da poco tiempo a conocerse. En cualquier caso a mí me gusta mucho la gente que se toma las cosas que hace muy en serio y a la vez con mucha naturalidad, y esa es la sensación que me dio Elba en el ratito que pudimos charlar antes de la sesión.

¿Tenéis marcada una cierta hoja de ruta o improvisáis sobre la marcha?

SOLE: ¿En lo musical? Yo me pongo ciertos plazos para hacer las cosas y pienso en lo que me gustaría que pasara, pero en general a este nivel pequeño entre lo punk y lo profesional creo que lo mejor que puedes hacer es ir aprovechando las cosas que te pasan sobre la marcha.

ELBA: Yo pienso que las grandes metas han de ser siempre a largo plazo,  y los pequeños logros a medio plazo. Es bueno no trabajar para la inmediatez. Sí trazarse un camino claro, para poder desviarse si a uno le apetece, pero que el objetivo sea siempre el mismo. La improvisación me gusta cuando existe una ruta ya dibujada a la cual volver, que es un poco lo que pasa con la música. Para salirse de algo tiene que haber un algo del cual salirse.

¿Cuáles son vuestros fotógrafos favoritos?

ELBA: Me siento incapaz de responder a este tipo de preguntas, siempre dependen un poco del momento en el que me encuentre, cada uno aporta algo diferente. Podría decir que desde que descubrí a Francesca Woodman siempre me ha estado rondando, sería un gran ejemplo visual para algunas de mis letras.

SOLE: ¡A mí también me cuestan horrores este tipo de preguntas! No sabría decir. Puedo nombrar algunos que me impactaron de los que conocí en el estudio donde trabajaba antes: Laura Martínez Lombardía, Simona Rota, Noé Sendas, Antonio Xoubanova. De los históricos, Robert Frank. Su libro “Los Americanos” tiene bastante culpa de la obsesión que yo tenía con los Estados Unidos hasta hace poco, y quizás también un poco de que me guste esa estética entre sórdida y romántica de las cosas.

¿Y vuestros músicos favoritos?

ELBA Más de lo mismo y peor, pero vamos a decir que Bon Iver siempre aparece en muchos momentos.

SOLE: Depende de la época, del momento del día, o de cómo me sienta… Ahora mismo tengo en el mp3: Fever Ray, Juana Molina, Son Lux, Dúo Cobra, SIESTA!, Controllar, Monty Adkins, un grandes éxitos de Lole y Manuel y Soleá Morente y Los Evangelistas.

Las dos resultasteis ganadoras del concurso Demo, organizado por Radio 3 y el FIB, que trata de dar a conocer artistas emergentes. ¿Qué os supuso a ambas?
ELBA: A Jane Joyd le supuso la oportunidad de asomar la cabeza y de profesionalizarse, que no es poco. Es una oportunidad muy buena a nivel mediático, después de eso mantenerse y crecer es cuestión de cada uno y sus posibilidades. Para nada es un premio con garantías, simplemente es una gran oportunidad.

SOLE: Pues una alegría, un buen premio y conocer a gente bonita. Pero como dice Elba, dedicarse a esto y más o menos mantenerse conlleva un curro constante, no hay pelotazos ni catapultas, al menos en mi experiencia. Detrás de lo que parece un pelotazo siempre hay muchísimo trabajo que viene desde mucho más atrás, y entre un paso adelante y otro hay un montón de rodeos.

¿Algún concurso en el que hayáis participado a lo largo de vuestra vida  que os pareciese muy especial?

SOLE: Yo recuerdo esos concursos de pintura en primaria que siempre ganaba. Y en realidad lo que pasaba es que ganaba todo el mundo porque los hacían empresas para luego en la recogida de premios venderles enciclopedias a nuestros padres. De pequeña me dejó la sensación de que lo único que había que hacer para ganar un concurso era presentarse, que es una tontería, pero no es del todo mala actitud para enfrentarse luego a ciertas cosas de la vida.

ELBA: Yo me he desvirgado en Radio 3.

¿Qué es más fácil, saber perder o saber ganar?

SOLE: Ganar está muy bien cuando te lo tomas como lo que es, una cuestión de suerte. Que lo que haces le guste a un determinado jurado en un determinado momento es muy bonito, pero no indica que sea mejor o peor que otra cosa. Para mí tiene la parte difícil de que proyecta una imagen de éxito bastante ficticia. Perder es más fácil porque en realidad no es perder nada, es quedarse como estabas.

ELBA: Para mí el ganar y el perder se encuentran en puntos tan cercanos que casi ni se diferencian. Nunca ganas nada sin perder algo y nunca pierdes nada sin ganar algo. Si tienes ganas de ganar, piérdete, porque ganando estás perdido. Es muy sencillo. Todos somos ganado.

Si os diéramos a escoger el premio que os gustaría ganar, en cualquier ámbito de la vida, ¿cuál sería?

ELBA: ‘Larga vida y prosperidad’.

SOLE: Pues a mí me gustaría poder dedicarme a esto siempre, a la música. Así que por ejemplo un premio que consistiera en bonos de comida y transporte gratis para toda la vida estaría muy bien. Y un piso grande en Madrid.

¿Próximos proyectos a la vista?

SOLE: Un disco nuevo. Llevo trabajando en ello medio año y aún le queda, es un proyecto enorme. Y a la vez seguimos de gira con el disco anterior, así que va lento. Digamos que por ahora está en mente, más que a la vista.

ELBA: Se ven con un catalejo. Nunca hemos parado y no lo vamos a hacer ahora. Tenemos algunas cosas entre manos que requieren su tiempo. Pronto más noticias.

VER LA ENTREVISTA

VER LAS FOTOS DE LA SESIÓN

Dark Folk y Otros Dramas

Podcast de Radiopolis, programa dedicado al “Dark Folk y otros dramas”, y con ese epígrafe, no podíamos faltar.
……………………………………………………………………………..

“Hace unos días, hablamos en un post sobre Emily Jane White quien nos sirve de punto de partida hacia un viaje a las profundidades sonoras del dark-folk con voz femenina. Bajo este epígrafe, nos encontramos melodías dramáticas envolviendo voces angelicales que guardan cierta esencia folk-rock, pero pasados por la batidora de lo siniestro.

Vamos, que mola y mucho, y por eso os hemos dejado aquí este programa con unas pinceladas. Desde la mencionada Emily Jane White, pasando por Marissa Nadler, Sharon Van Etten, y llegando hasta las versiones nacionales a distintos niveles como Jane Joyd o la mismísima Vinila Von Bismarck, son tan solo un minúsculo ejemplo de voces femeninas no tan conocidas, pero de gran calado emocional. Disfrutadlo y, si os parece, comentadlo.”

ÁBRETE DE OREJAS (LINK)